martes, 25 de noviembre de 2014

PERSONAJES GUARENEROS: EMILIO BELLO RICARDO SEGUNDA ENTREGA: SU FACETA COMO MÚSICO



Pocas veces nos encontramos con personajes caracterizados por una vida polifacética y muyltidisciplinaria como es le caso de nuestro guarenero entrañable: Emilio Bello Ricardo. hoy nos toca hablar de otras de las actividades que lo apasionaron como lo fue la música. Como cosa curiosa y no poco frecuente, este insigne hombre vivió en un período de la vida de nuestra hoy pujante ciudad, caracterizada por las pocas oportunidades de instrucción escolar, por tanto, como a otros grandes hombres, tuvo que ser su propio hogar la cuna insigne de sus primeras incursiones en lo que llamaríamos enseñanza escolar elemental.

Una de las cosas que comenzó a resaltar en él, desde niño fueron  sus actitudes para la música, siendo iniciado dentro de la cultura musical por el maestro Manuel Silva y luego adentrándose con el violín, como instrumento predilecto por aquellos años, bajo la guía del Maestro Régulo Rico.

En la medida que enriquese su formación musical, toma la mandolina, como instrumento que posteriormente acapararía su atención, convirtiéndolo en su instrumento de preferencia. Es de hacer notar que nuestro Emilio compartió destrezas y profundización en sus conocimientos con los maestros Manuel Briceño y Benito Canónico.

La alegría del vivir joven, expresada en la melomanía apasionada junto a su inseparable mandolina, lo impulsa, a principios de los años cincuenta, a organizar y dirigir un grupo musical para animar reuniones llamado el "Tírame Algo". En esta iniciativa lo acompañaron Ezequiel Tejidor y Juan Hooyer, cantantes y ejecutantes de maracas y la clave; Juancito Trucupey, guitarra grande, Rafael Pérez, cuatro; Luis González Klirim y Cruz canónico, guitarra grande. La actuación más sobresaliente de recordar fue alternar con la Billo´s caracas Boys, en la inauguración del Club Mampote en 1952.

Emilio hace adaptaciones con el instrumento de pieza tales como "El Totumo de Guarenas, de Benito canónico, "El Avión", de Antonio Machado, "Si vos te vas", del famoso cantautor argentino Piero y arreglo especial de "Valles de Santa Cruz" del profesor Pedro Muñoz para el maestro Alirio Díaz, entre las más recordadas.

Debido a sus conocimientos y ejecución, ingresa a la estudiantina se la Universidad central de Vnezuela, bajo la dirección de teófilo León. Para el rescate de la tradición musical de Guarenas, toma de nuevo el violín y organiza y dirige el conjunto de aguinaldos "Los Guareneros". corrían para entonces, los años cincuenta y sesenta. Funda, asimismo, con los hermanos Nuñez (Rafaél, Juan Vicenet y Oswaldo) el conjunto musical "Los Guaicas", de gran éxito y reconocimiento, arribando al famoso "Show de Renny" en la tv del entonces.

Su afanoso empeño de enseñar música y difundirla no tenía límites o fronteras. Escribe el "Métodfo para ejecutar cuatro"; no quedándose allí, conforme con esto,fomenta la creación de la estudiantina "Teófilo león", en el Centro Educación Artística "Andrés Eloy Blanco", de Guatire. EL concierto inaugural fue un afortunado 25 de noviembre de 1967.

Viaja, siempre ansioso de conocimientos, al viejo continente, específicamente a Italia, departiendo y alimentándose del conocimiento de la mandolina clásica con el maestro Giuseppe Anelda, llevado al Consevatorio por gestiones de su hermano, obispo, Pio Bello

Dentro de esos azares del destino no pudo llevar a cabo un gran sueño como lo fue un connotado intento de incursionar de manera definitiva en la mandolina clásica, preparando un concierto con tres grandes compositores: "las Cuatro estaciones" de Vivaldi, concierto para mandolina de Hoffman y aspiraba clausurar con la única composición escrita para mandoloina de Bethoven en 1819. Pero la muerte aquél 7 de mayo del año 1977 le robó la oportunidad. Quedó huerfana la ciudad de Guarenas de este padre y a la vez insigne hijo de estas latitudes, con todo su genio, con el consuelo de su legado para la posteridad.

OFICINA DE LA CRONISTA DE GUARENAS.


lunes, 24 de noviembre de 2014

PERSONAJES GUARENEROS: EMILIO BELLO RICARDO


 Cuando don José María Bello González, mejor conocido como don Pio, junto a su esposa misia Dilia Ricardo de Bello deciden fijar residencia en la capital, su hijo Emilio, ya entonces administrador de las haciendas "Trapichito" y "La Concepción", decide instalar en la vieja casona de la hacienda Trapichito una fábrica de pasta alimenticia, era un hombre ganado a la idea de una Guarenas como tierra de oportunidades.

jueves, 20 de noviembre de 2014

LA COPACABANA COMO PATRIMONIO CULTURAL




    La Virgen de la Copacabana como patrona de Guarenas desde su llegada a estas tierras hoy cumple trescientos noventa y tres años, su origen se remonta a los andes bolivianos en la población de Copacaguanas donde vivió un indígena descendiente de los incas conocido como Francisco Tito Yupanqui convertido al cristianismo quien logró esculpir, después de tantos tropiezos, una imagen de una gran belleza en devoción a la virgen María, que ocupó un lugar importante dentro de su población, expandiéndose luego por América hasta llegar a Venezuela. A Caracas llega una réplica perfecta de esta imagen, especialmente a la ermita de San Pablo y trasladada a Guarenas para ser utilizada por la iglesia católica en la fundación del pueblo y la expansión del culto cristiano. 

jueves, 13 de noviembre de 2014

DULCERÍA CRIOLLA GUARENERA: UN POCO DE HISTORIA.




Guarenas, como todo pueblo con sabor y peculiaridades propias, fue prolijo en aquellas artes culinarias artesanales, donde lo que hacía falta era la habilidad y las ganas de realizar platos sabrosos al paladar de los locales y a los visitantes que exiguamente venían por estos predios. amén de los productos hechos a partir de una fruta del lugar como era el aguacate, la dulcería guarenera tenía sus cultores, por decirlo de alguna forma, y por supuesto, sus comensales dispuestos siempre a desgustar tan agradables bocados hechas por manos llenas de cariño y sabor de hogar.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

DE LA INDEPENDENCIA A LA DEPENDENCIA. SIGLO XIX



La patria venezolana, progresivamente, a lo largo del siglo XIX , había venido perdiendo lo fundamental de su condición de nación independiente, y envuelta " en las redes de la dependencia financiera y diplomática", evolucionaba a pasos agigantados hacia un país semi colonial, sin haber perdido el carácter semi feudal y precapitalista  que, en lo inmediato arrastraba desde la sexta mitad del siglo XIX. Esta es la base estructural de la república instaurada por la autocracia liberal  y la que reciben los hombres de la Revolución Liberal Restauradora. Algunos de esos hombres, con  significación política posterior, jamás habían salido de sus cánones regionales